Radio Suquia 96.5

Radio Suquia 96.5 Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

No eran como tú. No soy diferente a las demás. ¿Nunca has tenido una chica en casa a la que abrazaras y besaras a veces? Eso pensaba yo. ¿No podrías cerrar los ojos y fingir que soy ella? ¿Qué pasa? ¿Miedo? ¡Eh, el tren! ¡Vamos! ¡Lo conseguimos! Sí. Éste es un buen pueblo, Nifty, y también es día de paga. Deberíamos hacer negocio aquí esta noche. Podría soportarlo para variar. ¿Qué te pasa últimamente, Nifty? ¿Te preocupa algo? No, no. Nada de nada. Mejor avisa a todo el mundo para que estén alerta. Sabes cómo son los pueblos con fábrica. Creo que podemos encargarnos de ellos. ¡Eh, Lou! Un momento, cariño. Cojo mi abrigo y voy al campo contigo. Chris. Tengo mucha prisa. Nos vemos más tarde. La Princesa Kalima, el orgullo de la soleada Honolulu. Su famosa danza la ha hecho célebre en todo el mundo civilizado. Hermosa, ¿verdad, amigos? Sí, lo es. Envuélvela, que me la llevo a casa. Hermano, ella quemaría el envoltorio antes de que pudieras llevarla a casa. Amigos, éste es el mayor espectáculo de la feria y por esta noche Es una gran noche, ¿verdad, Hap? Cuidado con el dinero, chico. Esos grandullones de la fábrica son muy fuertes. Lo vigilaré. Éste es el mayor espectáculo de la feria. Fatima, recién salida del harén del sultán. Es joven, amigos. Pero, chico, hay que ver lo que sabe. ¿Dónde aprendiste, nena? ¿En la escuela nocturna? Silencio, por favor, silencio. Ahora, amigos, podrán ver por primera vez el baile que hacía cada noche ante el Sultán de ¿Antes de que el sultán hiciera qué? ¡Eh, tú! Como iba diciendo, podrán ver por primera vez el baile que hacía cada noche ante el Sultán. Dales una muestra, Fatima. ¡Eh! ¿Por qué no te los quitas, nena? No puedes meterte en este espectáculo. ¡Cállate, sarasa! ¡Eh, Lou! ¡Eh, Lou! Vamos, Hap. ¡Nifty! ¡Nifty! ¡Es Chris! ¡Lo han noqueado! Sí, yo estaba peleando en el tiovivo, cuando, de repente, vi a un gran idiota pegándole a Sailor. Así que salté sin pensar en mí mismo y le pegué justo en la nariz. Si no hubiera sido por los cinco tipos que saltaron sobre mí, la pelea habría terminado en ese momento.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *