Radio Palafrugell

Radio Palafrugell Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

No, Victor. No fue su noche. Es todo. ¿Espera a alguien? No. No. Quédese. Hola, señora. ¿Está el coronel? Sí, claro. ¿Qué pasó? Disculpe la molestia, pero creo que es grave. Es una tontería. No merece esto. Quizá me haya equivocado y no sea grave. Gangrena gaseosa. No hay nada que hacer. ¿Está seguro? Sin ninguna duda. Es fulminante, imprevisible. La cicatriz parecía normal. ¿Morirá? Sí, muy rápido. Lo siento. Aliviaré su dolor. Una inyección de morfina cada hora. Mientras haya. ¿Está consciente? Por ahora sí. Quiere verlos. Vayan. Lo ayudará. ¿Qué tal, Henri? ¿Nos vamos dos minutos y te nos enfermas? Ahí estás, canalla. ¿”Enfermo”? Me estoy muriendo. ¿Qué dices? Sé lo que digo. ¿No hueles? Apesto. No. Estás imaginando. El olor viene de abajo. Tiene razón. Reconozco perfectamente el olor a hospital. No se gasten, muchachos. Me reía de la gangrena, y aquí llegó. Y no es pequeña. . A este ritmo, no demoraré mucho. Me doy cuenta. Deja de decir tonterías. Tienes fiebre, es normal. Mira. Me crucé al coronel cuando venía para aquí. Te dará un nuevo tratamiento capaz de acabar con una gangrena. Si es que es eso Pues que se apure. Aquí viene tu pinchazo. Relájese. No le dolerá. Sí, claro. Terminaste tu estatua. De haber sabido, hubiera esculpido una Virgen. Estoy asustado, muchachos. Se quedan conmigo, ¿eh? Claro que sí. No te preocupes. Conversaremos todo lo que quieras. Vaya El coronel hablaba en serio. Me siento mucho mejor. ¿Ves? Qué bien se siente. Dile que guarde una caja para mí. Ahora aprovecha para recuperarte. ¿Qué pasa? ¿Estás melancólico? Soy un canalla, muchachos. Un verdadero canalla. ¿Qué dices? Ya lo sabríamos. No saben todo. Quise decírselos varias veces. No me atreví. Qué idiotez. ¿Te acuerdas? La foto de Mouloud. ¿Te acuerdas? Casi adivinas en el cementerio. Fui yo, Simon. Sabes En verdad, no me la había robado. La había recogido del fondo de la barca. Se le cayó del bolsillo. No podía saber que se suicidaría por eso. Después, no pude decirlo. Ahora puedo. Prefiero. A ustedes dos. Aunque me escupan la cara. Olvida eso, Henri. Sabes Creo que no es cierto. Mouloud no murió aquí. Empezó a morir cuando fueron a buscarlo a su casa y lo embarcaron en una que no era la suya. Tú no lo mataste. Puedes creerme. Quizá tengas razón. Tiene toda la razón. Da igual. Duerme tranquilo. No te abandonaré. Lucien tampoco. Esta guerra tiene que terminar. No se lo ocultaré: estoy cansado de lo que hago. Cansado de enterrar hombres. De mandar a otros al frente después de haberlos curado. Soy de esos, supongo. Sí. Usted y otros. Me lo esperaba. Aunque intentaba no pensar en eso. Algunas no quieren que se vaya. ¿Marthe sabe? Marthe, Rose. Las dos me lo pidieron. A su manera. Quiero que sepa, Simon, que estoy dispuesto a hacer lo que me piden si usted también lo desea. Podría, sin mucha dificultad, encontrar una excusa. No, no puedo. ¿Por qué yo y no Lucien? ¿Por qué yo y no los demás? Sabía que diría eso. Hice lo que pude. Tendrá que calmar a Marthe. Encontrar las palabras. Lo intentaré. ¿Cuándo me voy? Con el próximo convoy. El sábado. ¿De qué hablan? De nada, te lo aseguro. Hablamos de banalidades, de cosas grises, como el cielo de hoy. Prométame usar estos calcetines. Lo peor es el frío en los pies. Rose, por favor. Dejémoslos solos. No tarde. Disculpe por pedírselo pero la partida es a las h. Marthe, te juro que no me pasará nada. ¿Cómo juras algo que no depende de ti? Porque te necesito y te amo. Mi amor es más fuerte que cualquier peligro. Regresaré, Marthe. Te suplico que confíes en mí. No me hables como si fuera una niña. Quizá regreses. Quizá no. Tendré que vivir con esa idea. ¿Cómo voy a hacer? Sigue amándome, si puedes. Te prohíbo que digas eso. Amarte era retenerte e intentar que no te fueras. Lo hice, Simon. Tú te escapas. No puedo hacer otra cosa. Si me amaras tanto como yo a ti, hubieras aceptado quedarte. El coronel iba a ayudarte. Te negaste. Qué bella demostración de amor. No es eso. Si no querías privilegios, podías desertar, podíamos irnos. ¡Salen barcos de Nantes! Te hubiera seguido sin dudarlo, al fin del mundo. Marthe, vigilan los puertos. Más que cualquier otro lugar. No hubiéramos tenido suerte. Tienes razón. Nuestra suerte es que te vayas. Vete. Te están esperando. Yo haré como Thérèse. Rezaré. Toma. Esto es de Martin. Le había escrito. Me respondió eso. ¿Cuándo la recibiste? No importa. Léela. Tienes que saberlo. Quiero que la leas, Simon. Quiero que sepas No quiero saber nada. Vete. Por el amor de Dios, vete. No puedo irme así. Sí, puedes. Es la decisión que has tomado. Muy bien. Me voy. Me voy. Marthe. Te amo. Es todo lo que sé. Escribí esto en el frente. Todos los días. Quisiera que las guardaras. Tengo miedo de perderlas. Si quieres, léelas. Quizá me perdones. ¡Adrien! ¡Qué suerte que viniste! Estoy aquí. Siempre estaré aquí, Simon. Te amo para siempre. . Tortolitos, ¡se acabó! Descienda, señorita. Se va el tren. Descenderé cuando arranque. ¡Descienda! ¡Me tengo que subir! Te amo, Marthe. Regresaré. Te lo juro. Si no regresas, te mato. Te amo, Simon. Te amo. ¿Eres de la ª? Dime. El correo. Toma, estoy apurado. Devuelve las que no puedas entregar. ¿Esta es la ª? No. “Estoy embarazada, amor. Ahora estoy segura. “¿Por qué Dios quiso esto? ¿Para castigarnos? “Odio al niño que ocupa tu lugar en mi vientre. “Nunca debería haberte dejado ir. “Debería haberte encarcelado, “atarte con mis brazos”. ¿Esta es la ª? Fíjate en el sótano. ¿Aquí es la ª? ¡Estoy hablando! ¿Son ustedes los de la ª? Los que quedan. Se han ido varios. Si quieres morir joven, hay lugar. Su correo. ¿Lo dices ahora? ¡Chicos! ¡Correo! ¡Fournel! Ven. Toma. Dequet. Aquí. Thomas. Hay una para Quiniard. ¿Dónde está? Se murió. . La esperaba hacía tiempo. ¿Y para mí? Será para la próxima. ¿Eres el nuevo vaguemaestre? ¿Hay un tal Simon Weissman aquí? Quizá. ¿Para qué lo quieres? Es personal. Bien, marqués. Pase al salón. Duerme hace dos días bajo el baldaquín. Gracias. ¿Eres Simon? Apestas, hermano. Me importa un bledo. ¿No ves que estoy durmiendo? Te dejaré dormir si me respondes. ¿Estuviste hospitalizado en Bretaña? ¿Cerca de Croisic? Quizá. ¿Qué quieres? Matarte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *