RAC 105

RAC 105 Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

¿Qué ocurre? No sé, esa sopa no me parece buena idea. Pues a mí sí. ¡Me muero de hambre! Y para colmo, tenemos a un oficial que se marea. No entiendo qué le ocurrió al agua. ¿No funcionaba el condensador? No sé, algo sí estaba haciendo con todo ese ruido que hacía. ¿Pudo enviar el mensaje por radio? No, señor. Nuestra señal es muy débil con el generador de mano. Nadie nos escucha. ¡Genial! Estamos incomunicados. No tenemos energía, no tenemos luz. ¿Y qué va a comer la tripulación? Están bien, señor. El cocinero está haciendo sándwiches. ¿Y nuestra deriva? Eché el ancla al agua, señor. Para frenarnos. ¿Frenarnos? ¿Y estrellarnos contra las rocas más despacio? Ay, no, no vamos a encallar. Lo comprobé. La corriente del Golfo nos lleva mar adentro. ¿La corriente del Golfo? Hay submarinos allá afuera. El vigía avistó un barco, capitán. ¿Qué cree que es, Larrabee? Un buque cisterna. Se dirige a Newport News sin un convoy. ¿Podemos hacerle señales? Jamás se detendría en estas aguas. Con toda esa gasolina, sería un blanco fácil. Tal vez puedan transmitir un mensaje de nuestra parte. No podemos seguir a la deriva. No llegaremos lejos. La corriente es de sólo nudos. Muy bien, llegaremos a Irlanda en un par de meses. Eso, o seremos los primeros cazasubmarinos en ser capturados por un submarino. No nos va a capturar nadie. Vamos, Tony. Será mejor que prepare el arca de Noé para pasar la noche. Está loco. Seguro que nos remolcarían si les hacemos señales. Sí, y si no, nos quedaremos aquí meciéndonos toda la noche. Oye, me llevé un par de focos de señales. Quizá podamos ¿Focos de señales? Qué urraca. Sólo intento ayudar. Oye, fantástico. ¿Dónde están? Están aquí abajo. O no tenemos suficiente potencia o no están escuchando. No consigo hacer contacto. Olvídalo. Espera, Lee. Capitán, intentémoslo una vez más. Tranquilízate, Tony. Sólo conseguirás provocarte un infarto. Esperaremos a que amanezca. Vamos, quiero colocar otro vigía de guardia. No será necesario. Yo no voy a dormir. Sostén la batería. ¿No deberíamos decírselo al capitán primero? Sostenlo. Nos estarán remolcando antes de que se dé cuenta. ¿Cómo es S.O. S? ¿Da-da-da, dit-dit-dit, o dit-dit-dit, da-da-da? Da-da-da, dit-dit-dit. De acuerdo. A proa. ¿Qué ocurre aquí? Sólo le hacíamos señales al buque cisterna, capitán. ¿Señales? ¡Idiota! ¿No sabe que ordenaron un apagón en toda la costa? ¡Baje de ahí! ¡Un segundo! Capitán, mire. ¡Están contestando! ¿Qué les enviaste? ¿Un desafío? ¡Cuidado! ¿Por qué están enojados? Por si no lo sabía, es un buque cisterna armado. Por fortuna, probablemente nos tienen pavor. ¿Por qué? Irlanda, allá vamos. Cierre ese ojo de buey, ¿quiere? ¿Qué es lo que dicen esos payasos? Un segundo, capitán. “Urgente. ¿Prefieren esperar a que anochezca para remontar el canal?” Muy gracioso. Dígales que Dígales que no. ¿Dónde está el contramaestre? Esa sirga no parece nada firme. Está encerrado en su camarote, capitán. No quiere salir. ¿No quiere salir? ¿Qué significa esto? Es el Roanoke, capitán. Es su antiguo barco. Bueno, no le culpo. Me pregunto si tiene sitio ahí abajo para uno más.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *