Esto es Copla Radio

Esto es Copla Radio Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

¿Trucada? Este asunto es extremadamente grave. Era una especie de laberinto, con dos jornaleros que cavaban un estanque rectangular. Y no digo más. La Sra. no dice más. Tras una acusación tan infamante, conviene decir más. Cálmese, amigo mío. ¿Niega tener un alumno apellidado Gigond? ¿Apellidado Gigond? No lo niego, así es, Gigond. Gigond. ¿Profesión del padre? La desconozco. Su padre tiene una empresa de excavaciones. En el jardín de Gigond, hay un estanque rectangular. No es de extrañar que Gigond sea el primero. Que Gigond sea el primero. ¿Qué tiene que ver? El problema estaba dedicado a Gigond. Mi hijo enseguida se dio cuenta. Nada desanima tanto a un niño, como la injusticia y el fraude. Sra., es la primera vez que se duda de mi probidad, que es íntegra. Cálmese, por favor. Pena que el primero en matemáticas sea justo un alumno que por la profesión de su padre, y el parecido con su estanque, haya podido beneficiarse de la familiaridad del problema. Me encargaré de que no vuelva a ocurrir. Dicho esto, Sra., doy fe de la buena voluntad de mi colaborador. Quiero creerle, pero no admito que mi hijo sea el último. ¡Que su hijo sea el último! Es el último, es un hecho. Un hecho inexplicable. Pero Sra., yo se lo voy a explicar. Hable, le escucho. Sra., este niño está en pleno crecimiento. Muy cierto. Físicamente, varía entre dos estados claramente diferenciados. A veces charla, hace ruido con monedas, ríe burlonamente sin motivo o tira bombas fétidas. Es lo que llamaré el periodo activo. El otro estado es también neto, una especie de depresión. En esos momentos me mira fijamente, y parece escuchar atentamente. En realidad, con los ojos bien abiertos, duerme. ¿Duerme? ¡Qué raro! ¿Dice que duerme? Si le pregunto algo, se cae del banco. ¡Se cae del banco! ¡Está Vd. delirando! No, Sra., le hablo por el bien de su hijo, y estoy convencido de que mi franqueza le será útil, porque una madre no lo ve todo. ¿Qué es lo que no ve, una madre? Pero mire a su hijo, Sra. Tiene mal aspecto, las orejas despegadas, los labios pálidos y la mirada incierta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *