Radio Carcoma

Radio Carcoma Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

Déjalo, madre. ¿Qué consigues con escaparte, padre? Si huyes ahora, huirás el resto de tu vida. Creía que estabas en un grupo. Creía que habías cambiado. Mira. Han puesto tu nombre aquí. Bindiya Pandit, hija de Shiv Purushottam Pandit. Lo imprimí con orgullo. Y estás pensando en escapar. Hasta yo quiero probar la libertad. Han sido años. Si una rana salta de un pozo a una alcantarilla, ¿lo llamas libertad? Todos saben lo que pasó aquella noche, pero nadie dice nada. El funcionario estaba enemistado con el miembro de la asamblea Silencio, Bunty. Cállate. No vas a decir nada. Mire, señorita. Tiene permiso para interrogarlo. Pero Bunty no tiene por qué contestar. Es un derecho civil. Quizás no lo sabes. Música. Tiene su propio grupo. Era su sueño, ¿verdad? Seguro que lo sabes. El corazón late fuerte como un bafle Una paloma, dos palomas, tres palomas Piénsatelo, Bunty. Tu silencio puede silenciar a Kisha para siempre. Lleváoslo dentro. Hola, Pandit. ¿Fin del permiso? ¿Te alegras de haber visto a tu familia? ¿Qué es esto? Dulces. Pero eso va contra las normas. Por favor, déjamelos. Son para mi amigo. Solo para él. Kishan, . Pandit, me lo he pasado bien. ¿Y tú? Ha sido la bomba. Mishra. Vale. Sigue. Salid todos. Ha sido muy divertido. He visto a mi familia. Mi hija. Victor, ¿y tú? Bien. Llevé a mi padre al estadio Salt Lake. Fuimos a un partido de fútbol. También a pescar y ya está. Genial. He visto hasta una película. Estuvo bien. Ya. Pali. Veera se ha casado. Me ha dejado. Hemos mentido. Ahí fuera no hay nada para nosotros. Señorita. ¿Fuiste a Moradabad? Conocí a tu padre, a la familia del funcionario y a Bunty. A todos. ¿Por qué? Quería saber la verdad. ¿Qué pasó aquella noche, Kishan? Nada. ¿Qué pasó aquella noche, Kishan? ¿Qué pasó aquella noche? ¿Por qué quieres saber qué pasó aquella noche? Nadie se ha molestado en preguntar en dos años. Ni la policía ni el tribunal. Solo me dijeron: “Kishan, esto fue lo que pasó esa noche. Mataste a un funcionario del SAI esa noche. ¡Y este es tu castigo! Cadena perpetua y puede que pena de muerte”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *