Radio Aguilar

Radio Aguilar Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

No es posible que tu padre pudiera haber grabado esto y llegado a la escena del crimen a la hora. Así que es verdad. Él no lo hizo. Lo que significa que quienquiera que matara a mi padre se libró de eso y sigue suelto. Yo lo hice. Maté a Joe Fields. Me faltaba al respeto en el patio. Así que cuando me enteré de que le iban a dar una especie de permiso temporal, supe que era mi oportunidad de enmendar las cosas. Bueno, ahí lo tienes. Parece que nuestro imbécil ha valido la pena. La detective estará contenta. Y, ¿sabes?, haces que parezca fácil. ¿Dónde dijiste que paraste la furgoneta? Entre Spring y College. Lo encontramos en Hill. Eso es lo que quería decir. Después vaciaste el cargador sobre el conductor, ¿verdad? Ya lo creo. El conductor murió por un solo disparo en el cuello. Dan Uno, ¿por qué estás echando a perder una confesión tan perfecta? Estás mintiendo, Rodney. No conoces los hechos porque no lo hiciste. Ya veo lo que has hecho. Dios, por eso eres Dan Uno. ¿Por qué has confesado un crimen que no has cometido? ¿A dónde vas? Bueno, cálmate un momento. Creo que, por el bien de la detective, voy a pedir tiempo muerto en mi Danformación. Dios. Rodney, ¿qué quieres en la vida? Cuidar y dar apoyo a mi familia. Así que confiesas un crimen que no has cometido. Eso no es muy intuitivo. A no ser que te pagaran por hacerlo. Has estado encerrado la mayor parte de tu vida. Es todo lo que conoces. Ahora que eres libre, tienes bocas que alimentar, sin forma de ganar dinero. Aquí fuera no soy nadie, chicos. Y si no te arrestamos, no consigues el dinero. Pero si de verdad quiere volver a la cárcel, una falsa confesión es un delito, ¿correcto? Una obstrucción a la justicia. Podrían caerte unos cuantos años. Podríamos conseguirte un abogado narcoléptico y un juez despiadado. ¿Quién sabe? Con tu anterior historial, podría caer sobre ti todo el peso de la ley. Muy bien. Así es como fue la cosa. Hice correr la voz de que necesitaba dinero, estaba desesperado. Y unas personas me hicieron una oferta. Linda, ¿estás ahí? Necesito una carta de recomendación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *