Onda Peñes

Onda Peñes Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

y te da ataxia una pérdida del control muscular. ¿Cómo supe eso? ¿Qué hacemos? ¿Viste algo más? ¡No vi nada! ¡No tuve tiempo! “Confíen el uno en el otro y nunca parpadeen”. Chicos, creo que es una contienda de miradas. ¿De qué hablas? Piénsenlo. “Nunca parpadeen”. Creo que tiene razón. En el campamento decían que si ves una víbora, no te muevas. Alguien tiene que hacer contacto visual y no parpadear. Y entonces Spencer meterá la mano y agarrará lo que hay. ¿Por qué yo de nuevo? Porque eres Bravestone. ¿Quién puede mirar sin parpadear? Yo soy fabulosa para eso. Este es tu momento. Anda, Bethany. Dime cuándo. Ahora. ¿Qué hacemos? Quitarle los colmillos. ¿Qué? Se jala la boca desde el punto ciego para desorientarla. Hay que tener cuidado con la glándula y el ducto secundario. Luego hay que arrancarle los colmillos de la cabeza. No era una contienda de miradas. “Confíen el uno en el otro y nunca parpadeen”. Ustedes confiaron en mí, y le saqué los colmillos. Lo logré, yo hice eso. Sí, tú lo hiciste. Gracias. Sí. Claro. Oigan, esto no parece una parte de un mapa. ¿La parte faltante es un elefante? Hay algo escrito en el papel. “Cuando me vean empiecen el ascenso”. ¿”Empiecen el ascenso”? ¿Cuando veamos un elefante? Le quité los colmillos a una víbora. Entonces, busquen un elefante. Debe de ser el siguiente nivel del juego. ¡Oigan! ¡Corran! ¡Cuidado! ¡Salten! ¡Salta! ¡Corre! Te advierto que creo que pego muy fuerte. Para. ¡Para, para, evade, bloquea! Gancho. ¡Agáchate! ¡Estrella cabeza! ¡Zas! ¡Agáchate! ¡Bloquea! ¡Pum! ¡Evade! ¡Golpea! ¡Contra la pared! Qué locura. Vamos a hacer esto. ¿A hacer qué? Toma, ponlo en mi mochila. ¡Evade! ¡Cabezazo! ¡A través del techo! Hola, doctor. Cuánto tiempo. Creo que tiene algo que me pertenece. Solo nos queremos ir a casa. ¡Rápido! ¡Vengan conmigo! ¡Deprisa! ¡Agárrenlo! ¡Rápido! ¡Acá abajo! ¡Bajen! ¡Pronto! Necesito que me sigan y que hagan lo que les diga. ¡Rápido! Estoy muy emocionado. No tienen idea. ¿De verdad? Muy emocionado. Los vi en el bazar y pensé: “Imposible”. Pero luego dije: “Son ellos”. ¡Espaldas contra la pared! ¡Cielos! Sigamos adelante. Fíjense dónde pisan. ¿Quién eres? ¿Y quiénes crees que somos? Cierto. Disculpen. Voy a retroceder un poco. Oye. ¿Eres el piloto? ¿”Hidroplano” algo? Sí, ese soy yo. Eres el que no podíamos escoger. ¿También estás en el juego? No pisen los blancos. Y alto. Qué peliagudo. Qué juego tan espantoso. Muy bien. Voy a agarrar la tabla. Síganme. Cuidado. Es una manera espantosa de morir. Dios. Eso es. Vengan. Yo puedo. Le saqué los colmillos a una víbora. Un poco de respeto. Hola. Hola. ¡Vengan! En fin, yo soy Alex. Yo soy Spencer Gilpin. Martha, Refri y Bethany. ¿Bethany? ¿Eres una chica? Una mujer. En la vida real, querrías seducirla. Se escaparon. Parece que con ayuda. Hidroplano. Debió salir de su agujero. Perdóneme, jefe. No volverá a suceder. Ya lo sé. ¿Qué estás haciendo? Margaritas. Es una de mis fortalezas. Eso y pilotear. Aunque me derribaron un par de orangutanes en cazas así que quizá no sea muy bueno. En fin, salud. Gracias. De nada. Nunca había tomado alcohol.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *