Onda Peñes

Onda Peñes Sitio de escucha de radio en línea. Transmisión de radio móvil e ininterrumpida de 24 horas.

¿Puede cubrirlas con más vendajes o lo que sea? Tengo que pelear esta noche. ¿Pelear? ¿Y que te claven una costilla en el pulmón? Mira, hijo, vas a ir al hospital de la base. Lo siento, capitán. Le habría dado una paliza a ese tipo. Jamás debí ir Olvídelo. No es tan importante. Les ganaremos la próxima vez, ¿eh? Oiga, doctor, llegaron con la camilla. Dígales que pasen. Sí, señor. ¿Enfermero? ¡Sr. Barbo! ¿Sí? ¿Por qué no lleva a Tommy Morse a pelear? Fue mi mejor compañero de entrenamiento. Tal vez él Morse. ¡Es una idea fantástica! Sí. Muchachos, ¿les importa? No lo olvide. Hágalo. Enfermeros. Oye, Tony. Sí, señor. ¿Y Morse? ¿Sabe pelear? No, lo matarán. ¿Qué dices? No es tan malo. Le harán picadillo. Supongo que es lo único que podemos hacer. Si no tiene nada que hacer, ¿por qué molestarnos? Está la apuesta, capitán. La tripulación debería tener la oportunidad de ganar algo de dinero. De esta forma, perderán el dinero y el combate. El otro tipo podría sufrir un infarto. Capitán, la nave tiene licencia y lo quieren en la base de inmediato. Reynolds. Bueno, será mejor que prueben con Morse. Esta vez, Reynolds no podrá enojarse. ¿Cuánto quieres apostar? Yo también te veré la apuesta. Si el capitán se entera de que trajimos esta agua a bordo No va a averiguarlo. ¡Apúrate! ¿Qué ocurre ahí? ¡Vamos, vamos! ¿Qué hacen ahí? Buenas noches, señor. Ah, Harkness, ¿qué hace aquí? ¿No me mandó llamar, señor? ¿Yo? Pues no. Pero debí hacerlo. Por fin lo logramos, ¿eh? Maravilloso, teniente. Maravilloso. Estoy contentísimo. Sí, señor, pero No hay pero que valga. Demostró de qué es capaz la nave. Y no me lo esperaba, francamente. No tan pronto, en todo caso. ¿Le sobró algo de agua? De eso quería hablarle. Yo también quiero hablar con usted, pero llego tarde a una reunión. Quizá luego. Sí, señor. Pero verá Vaya, Johnny, qué sorpresa. ¿Cómo llegaste aquí? Intuí que el comandante Reynolds quería verme. Pero no quería. Tú sí. ¿Por qué? De acuerdo. Qué listo eres. Quería verte para poder cenar juntos y celebrarlo. ¿Celebrarlo? Sí, celebrarlo. Sabía que si no te bajaba de ese barco, te quedarías ahí inventando una nueva ley física. Ellie, no tengo ganas Las tendrás. Porque tengo algo que decirte. ¿Qué? Primero, borra esa expresión avinagrada de tu cara. Deja de actuar como si te estuviera pidiendo que cenes en casa de mamá. Tu madre me cae bien. ¿Yyo? Capitán Capitán Eliot, éste es John. El teniente Harkness es mi esposo. Vaya, me alegra oír eso. Buenas noches, caballero. Buenas noches, señor. Le felicito por la esposa que eligió, señor. Es una oficial de lo más eficiente. Gracias, señor. Tan eficiente, que al parecer no me necesita para dar órdenes a mis oficiales de a bordo. Lo siento, señor. No, no es necesario. Ya era hora de que saliera de esta oficina. Yo en su lugar la invitaría a cenar esta noche. Hay un baile en el club de oficiales. Qué bien. Pero, señor, las peleas son esta noche. ¿Las peleas? ¿Vio combates de aficionados alguna vez? No, señor. Pero hay un muchacho de nuestro barco ¿Es bueno? Pues, no. Entonces, no sea un


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *